Por qué educar las emociones

La Inteligencia Emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones y de las de los demás, así como poder regular dichas emociones. Todo ello sucede guiado por nuestro cerebro emocional (el sistema límbico), que durante la infancia genera los circuitos determinantes de nuestro comportamiento emocional y social.

Durante los primeros años el cerebro infantil empieza a establecer conexiones muy rápidamente (el 90% del crecimiento del cerebro humano se produce durante los cinco primeros años). Las experiencias del niño con sus padres determinarán las conexiones que más tarde guiarán su forma de afrontar las relaciones, administrar su ira, tener motivación y curiosidad,…

Se ha demostrado empíricamente que la inteligencia emocional se relaciona con una disminución de la ansiedad, el estrés, los comportamientos de riesgo,…junto con una mayor tolerancia a la frustración, bienestar y felicidad.

Existe también una relación demostrada entre la salud emocional y la física, observándose un aumento de las defensas ante la vivencia de emociones positivas. Además se han encontrado numerosas enfermedades de carácter psicosomático: el asma, las úlceras gástricas, los tics, las contracturas, la hipertensión,….

Cuando ayudamos a nuestros hijos a enfrentar las emociones, se establecen conexiones entre el cerebro superior y los impulsos primitivos de miedo, ira y angustia del cerebro inferior, y ello permitirá que de adultos sean capaces de reaccionar correctamente al estrés.

educación emocional

Etiquetas:

Sin comentarios todavía.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.